siete razones para estar bien hidratado

¿las conoces todas?

El consumo adecuado de agua es tan importante como llevar una dieta correcta, debido a que es esencial para la conservación de varios procesos del organismo y de una temperatura corporal estable. Es importante mencionar que el cuerpo no posee un mecanismo eficiente de almacenamiento de agua por lo que constantemente deben consumirse líquidos para evitar alterar sus funciones.

Generalmente, se recomienda a la población ingerir 8 vasos de líquidos al día. Sin embargo, el tipo de dieta, las condiciones climáticas, el estado fisiológico (embarazo o lactancia), la edad, el sexo y la intensidad de actividad física, se han establecido Ingestiones Diarias Sugeridas de Líquidos para la Población Mexicana.

Al no tener una “reserva de agua” en el organismo, es necesario reponer diaria y constantemente la cantidad de líquidos que  se pierden. Si una persona no satisface sus necesidades diarias de líquidos, se pueden presentar diferentes síntomas, que pueden incluso, poner en riesgo la vida.

La deshidratación se mide por grados, los cuales están clasificados en una escala relacionada con el porcentaje de peso perdido en términos de agua corporal. Entre más alto es el porcentaje de pérdida y no se recuperan los líquidos a tiempo, más síntomas y consecuencias nocivas para el organismo.

La hidratación correcta no sólo puede ayudar a reducir la posibilidad de cursar con síntomas que afectan el rendimiento en general. En años recientes, diversas investigaciones han demostrado que mantener el organismo hidratado puede ayudar a mejorar el rendimiento mental y las funciones cognitivas.

Como ya se mencionó, la mayor parte del organismo está constituida por agua. El cerebro no es la excepción. Un adecuado consumo de líquidos puede ayudar a prevenir la reducción del volumen de las estructuras del cerebro cuya composición mantiene un porcentaje de agua importante.
Dentro de las estructuras cerebrales que contienen un porcentaje hídrico considerable, se encuentran las que controlan tanto los movimientos y la comunicación entre el cerebro y las neuronas y las que controlan la capacidad de coordinación y de concentración mental. Particularmente existe una parte del cerebro muy sensible a la pérdida de agua llamada lóbulo frontal, y que es la que controla la memoria, las funciones ejecutivas (planeación de actividades cotidianas), y el procesamiento visual. Por ello, es importante consumir líquidos de forma constante y diariamente.

Para cada grupo de edad, un estado de hidratación correcto puede ayudar a prevenir el que se afecten ciertas funciones cerebrales. Cabe mencionar que la hidratación correcta puede ayudar a mantenerlas en mayor o menor grado, según la edad del individuo.
Se ha observado que con el consumo de 500 ml de agua antes de realizar ejercicios aritméticos, los niños presentan mayor capacidad para resolver los problemas y responderlos en menor tiempo, comparados con aquellos niños que no consumieron agua.
En pilotos aviadores, se ha observado un mejor desempeño en sus vuelos cuando mantienen un estado de hidratación correcto. El consumo de líquidos puede ayudar a mantener las habilidades motrices y visuales.
Por lo anterior, para toda la población, es importante hidratarse conforme a sus requerimientos diarios, con base en su edad y actividades cotidianas.